A la rotura fibrilar también se la conoce como desgarro muscular, realizar un diagnóstico acertado es fundamental para su posterior tratamiento.

Podemos identificar una rotura fibrilar si tenemos la sensación de haber recibido una especie de “pedrada” en el área afectada. De igual modo, es común que la rotura fibrilar vaya acompañada de un hematoma en dicha zona.

Las roturas fibrilares pueden afectar a cualquier parte del cuerpo, por ejemplo, en el caso del runner o deportes más explosivos como el fútbol o pádel, las zonas más comunes donde se suele lesionar son los isquiotibiales y sóleo, debido a las fuerzas que se realizan en esta zona.

Según la gravedad de la rotura se clasifican en:

  • Grado 1: Se produce cuando hay una leve distensión muscular, siendo muy escaso el número de fibras afectadas. Las molestias del paciente son mínimas.
  • Grado 2, Rotura Parcial: El número de fibras rotas aumenta y existe un cierto grado de inmovilidad de la zona afectada.
  • Grado 3, Rotura Total: La parte central del músculo está roto y se necesita cirugía. Produce incapacidad completa del paciente y deformación de la zona.

 

¿Qué tratamiento realizamos en la rotura fibrilar en la Clínica de Fisioterapia?

Después de sufrir una rotura de fibras, hay que ponerse en manos de los profesionales para evaluar la lesión, y en nuestra Clínica tenemos las herramientas para hacerlo.

Primero se debe realizar una Ecografía con el objetivo de localizar la lesión, y así poder valorar el daño, extensión, sangrado y hematoma.

A partir de tener toda la información sobre la rotura, procedemos a tratar la zona dividiendo el tratamiento en 3 fases:

  1. Fase Inflamatoria: Trascurre entre el día uno y tres después de la rotura. El tratamiento principal es drenar el hematoma, usar un vendaje compresivo en la zona y aplicar frío.
  2. Fase Regenerativa: Trascurre a los 15 días de la lesión, donde la vascularización de la zona es mayor, para su regeneración. En esta fase, realizaremos técnicas que ayuden a la cicatrización como el Sistema EPTE, descargamos todo el músculo de alrededor y realizamos estiramientos suaves.
  3. Fase Estimulación Celular: A los 28 días el proceso de cicatrización está casi terminado. En esta fase, el tratamiento ya es activo, es decir, empezar a realizar la actividad deportiva practicada con una serie de pautas y entrenos específicos, según la zona lesionada.

 

En nuestra Clínica de fisioterapia nos gusta individualizar y personalizar cada tratamiento, ya que, todas las lesiones no son iguales, hay que valorar a cada paciente como único.

No obstante, hay algunas técnicas de la fisioterapia que se utilizan normalmente en las distintas fases de la recuperación de la rotura de fibras:

  • Drenaje Linfático y Presoterapia para la eliminación y drenaje del edema, para acelerar el tratamiento.
  • EPTE, para facilitar la cicatrización
  • Terapia Manual, tratar las zonas de alrededor para evitar que otros músculos se lesiones por sobrecarga.
  • Realizar estiramientos y Ejercicios Específicos para favorecer la vascularización de la rotura.

Ya sabéis que, si padecéis este tipo de lesión, lo mejor es que nos visitéis para daros un diagnóstico y tratamiento adecuado para evitar que la lesión empeore o, en el peor de los casos, os impida realizar vuestras actividades deportivas.

Nuestra Clínica de Fisioterapia, Enfocada en tu Salud

Como hemos anunciado la Clínica está totalmente remodelada con nuevos gabinetes, hemos incrementado las medidas de seguridad y también hemos ampliado el equipo de fisioterapeutas: lo importante es tu bienestar y salud sea nuestra prioridad.

El teléfono de cita previa es 628 693 366 y nos podéis encontrar en C/Vicente G.Peiro 7, bajo Rafelcofer (46716).