Día Mundial contra el Cáncer

  • -

Día Mundial contra el Cáncer

Category : Sin categoría

A pesar de seguir siendo una de las mayores amenazas a la vida, afortunadamente cada vez más personas sobreviven al cáncer. Y la fisioterapia puede tener un papel importante, sobre todo cuando se ha recibido la buena noticia de que se está en el camino de la recuperación. En ese momento es importante que las personas sigan un buen programa de ejercicio para que se mantengan en la mejor forma posible.

La Rehabilitación Oncológica es una especialidad que tiene como objetivo un tratamiento complementario y especifico llevado a cabo por el fisioterapeuta para mejorar las complicaciones surgidas en torno al diagnóstico del cáncer (Linfedemas, disminución de la funcionalidad, debilidad muscular, fatiga, dolor, problemas respiratorios, circulatorios, neurológicos, etc…).

Se realizan tratamientos bajo la aprobación del Oncólogo en cuestión, siguiendo sus directrices a fin de seguir el tratamiento más apropiado y seguro para el paciente.

El ejercicio mejora la calidad de vida de los pacientes con cáncer, independientemente del tipo y del estadio de la enfermedad.

Los Fisioterapeutas son especialistas en encontrar las mejores opciones para que los pacientes con cáncer se puedan mantener activos, entre ellos programas de ejercicios y consejos en actividades diarias que beneficiarán los objetivos a largo plazo de los pacientes. Los fisioterapeutas especializados también pueden ayudar en determinados problemas o efectos secundarios de tratamientos, tales como el cansancio, la osteoporosis, la pérdida de masa muscular y el linfedema.

La fisioterapia reduce futuras complicaciones de salud, mejora la imagen corporal y aumenta la capacidad de volver al trabajo

Algunos tratamientos contra el cáncer pueden reducir la calidad ósea llevando a la osteoporosis, a un riesgo aumentado de fracturas por fragilidad, el dolor y la incapacidad. El ejercicio en fisioterapia puede reducir la pérdida ósea y la probabilidad de caídas en pacientes con una baja densidad ósea.

Estos pacientes pueden también presentar problemas en lidiar con el dolor – físico, psicológico y de naturaleza espiritual. El dolor puede llevar a un ciclo vicioso de miedo, inactividad e incapacidad adicionales y por los tanto, aumentar las duración de tiempo de internamiento. Estudios demuestran que la fisioterapia puede igualmente ayudar a gestionar el dolor y las posibles consecuencias del mismo en estos pacientes y, por eso, disminuir el tiempo de su internamiento.

Desde Fisioterapia Arantxa Sanchis, queremos dar todo nuestro apoyo y fuerza a las personas y familiares que han padecido y que aún padecen esta enfermedad.

#Sísepuede

 


Fisioterapia Arantxa Sanchis