Nuestros nuevos hábitos de vida, mucho más sedentarios, están trayendo consigo alteraciones posturales. Estos desequilibrios posturales son los responsables de muchos de los dolores musculoesqueléticos que sufrimos hoy en día.

Estos cambios posturales no afectan solo a personas sedentarias; también personas hipermusculadas pueden desarrollar este tipo de alteraciones debido a una mala planificación de sus entrenamientos u objetivos.

Estas alteraciones esqueléticas traen consigo un acortamiento de unos músculos y un estiramiento de otros, produciendo debilidad de estos. Además, conlleva un mayor gasto energético muscular, que derivan en contracturas y dolores. Otras estructuras como ligamentos y cartílagos, discos intervertebrales, meniscos, etc. sufren cambios produciendo dolores y degeneración prematura de los mismos, alterando una vez más la estructura esquelética, creando un círculo vicioso mayor.

El uso continuado del móvil o malas posturas mantenidas frente a los ordenadores son hoy la causa más frecuente de que nos salga joroba.

¿Cómo nos afectan las alteraciones posturales?

 Los pacientes con una postura de hombros adelantados tienen mayor predisposición a sufrir cervicalgias, ya que, las últimas vértebras cervicales sufren como consecuencia un exceso de movilidad para compensar, aumentando en riesgo de sufrir hernias, provocando los dolores de cabeza y de mareos de origen cervical.

Además, está posición adelantada de la cabeza también afecta a todos los músculos masticatorios, alterando así la mordida y aumentando la aparición de trastornos temporomandibulares.

No solo afectan a la columna vertebral

No solo la columna sufre las consecuencias de las malas posturas. La posición adelantada de los hombros favorece que se ocasionen lesiones en los mismos, como bursitis y tendinitis o roturas del manguito del rotador.

Estas alteraciones musculoesqueléticas pueden afectar también a la mecánica respiratoria, causando un déficit de esta, especialmente en situaciones de estrés, ansiedad o ejercicio físico intenso.

Cómo evitarlos y tratarlos

El trabajo principal para la corrección de estos patrones posturales se centra, primero en tomar consciencia de cual es y cómo debería ser nuestra postura y corregir los malos hábitos. Posteriormente se debe trabajar sobre la musculatura implicada.

El tratamiento se basa en fortalecer los grupos musculares debilitados y estirar y relajar los tensos y acortados.

A través del ejercicio postural y el reforzamiento del CORE conseguiremos en gran medida paliar y corregir los efectos de estos síndromes.

Además, con el manejo de nuestras técnicas para la descarga de la musculatura tensionada, la liberación de los puntos gatillo y las técnicas de inhibición y desbloqueo articular conseguiremos liberar las zonas bloqueadas.

Consejos

  • Medidas de higiene postural: sentarse correctamente, adecuar el entorno a la actividad …
  • Reducir el tiempo de uso de móvil.
  • Realizar descansos activos periódicos, en las jornadas de trabajo sedentario.
  • Descansar correctamente, evitando dormir en sofás y sillones.
  • Realizar actividad física regular.
  • Visitar a tu fisioterapeuta/osteópata.
  • El equipo de fisioterapeutas de nuestra clínica está especializado en diversas especialidades como son la Traumatológica, Deportiva, Ecografía y Pediatría. Contamos con la última tecnología en aparatos de Fisioterapia, junto con nuestro amplio conocimiento en terapia para la recuperación de cualquier lesión del aparato locomotor.

Nuestra Clínica, Enfocada en tu Salud

La Clínica de Fisioterapia Arantxa Sanchis está totalmente remodelada con nuevos gabinetes para ofreceros un mejor servicio y utilizando las técnicas más innovadoras, queremos que tu bienestar y salud sea nuestra prioridad.

El teléfono de cita previa es 628 693 366 y nos podéis encontrar en C/Vicente G.Peiro 7, bajo Rafelcofer (46716).