Osteopatía ginecológica: qué es y a quién puede ayudar

  • 0

Osteopatía ginecológica: qué es y a quién puede ayudar

Category : Sin categoría

La osteopatía ginecológica es un abordaje terapéutico que engloba todos los aspectos relacionados con este campo. Aquí pueden incluirse todos los problemas asociados con las menstruaciones, como son las dismenorreas (dolores menstruales), su regulación, etc. Como siempre, el abordaje osteopático irá encaminado a buscar y abordar el origen del problema, y enfocará el tratamiento en intentar mejorar la salud de la mujer.

Un ejemplo de estos problemas es la amenorrea. Se trata de la ausencia de menstruación, que puede ser originada por diferentes aspectos, como por ejemplo una alteración anatómica o funcional del útero o de los ovarios, o por alguna patología que afecte a las funciones de dichas estructuras. En muchos casos, también puede ser causada por una alteración hormonal.

Además, existen ciertos casos de infertilidad que pueden ser tratados desde la osteopatía, como pueden ser un mal posicionamiento de la pelvis, una mala vascularización, cicatrices, estrés, tensiones ligamentosas y musculares uterinas u ováricas…

Muy importante también el postparto, el gran olvidado, para ayudar a que su cuerpo vuelva a su situación natural.

También podemos incluir problemas como la endometriosis, dispareunia (dolor en las relaciones sexuales), dolores/problemas en el suelo pélvico, incontinencias urinarias, prolapsos uterinos, problemas asociados con la menopausia, cicatrices (episiotomías, cesáreas u otras intervenciones pélvicas), entre otras dolencias.

El tratamiento osteopático en este campo, al igual que en el resto de casos, no debe olvidar nunca la globalidad de la paciente, y dependiendo de cuál sea el origen, el tratamiento puede incidir más en unas zonas u otras: craneal (en casos de estrés, alteraciones hormonales, etc.), diafragmas, pelvis… En algunos casos es necesario, siempre y cuando la paciente esté de acuerdo, realizar algunas técnicas por vía interna, si hay cicatrices internas o malos posicionamientos uterinos. Es tan importante restablecer el continente como el contenido.

Cualquier tipo de intervención nunca será dolorosa.


Beneficios para la paciente

La medicina tradicional, habitualmente, trata los síntomas, pero a menudo no trata su origen, lo que nos puede llevar a no solucionar el problema. Desde la osteopatía intentamos buscar cuál es su causa y así poder abordarlo desde aquí.

Desde la medicina convencional, nos encontramos con un gran uso del tratamiento farmacológico. Pero si mejoramos el problema desde la osteopatía, en algunos casos, podemos llegar a disminuir esta dosis, que siempre será más beneficioso para nuestro organismo. Así uno de los aspectos más importantes del tratamiento osteopático será disminuir o incluso evitar del todo el tratamiento farmacológico. En algún caso, hemos conseguido incluso evitar la intervención quirúrgica, por ejemplo en el caso de la endometriosis.

El tratamiento osteopático no solo ayudará en el problema ginecológico, sino en el estado general de la paciente, e incluso influenciar en la mejora de todos esos síntomas que pueden ir asociados, como por ejemplo, alteraciones del sueño, sofocos, dolor, etc.

Pero lo más importante será poder conseguir una mayor calidad de vida para la mujer, mejorando así todas las complicaciones, tanto físicas como emocionales, que cualquier problema ginecológico puede provocar. Siempre y cuando la paciente esté interesada en este tipo de tratamiento, nunca habrá inconvenientes, ya que siempre se busca la adaptación a cada una de ellas, tanto en su motivo de consulta como en su exploración y tratamiento.


La mejor edad para un tratamiento de osteopatía ginecológica

La edad fértil es la más común para el tratamiento osteopático, ya que es la franja de edad en que mayores alteraciones se suelen presentar. Sin embargo, siempre que exista un problema o alteración es buen momento para realizar un tratamiento de este tipo. En la edad temprana; esto puede ser por dolores menstruales, amenorreas (ausencia de menstruación una vez cumplidos los 16 años), alteraciones en los ciclos, etc. En el caso de la mujer adulta la osteopatía es una ayuda, tanto en la etapa de la menopausia como en alguna intervención quirúrgica (por extirpación uterina, prolapso, etc.).


Cómo la osteopatía puede ayudar durante el embarazo?

Durante el embarazo es importante el tratamiento osteopático tanto para mejorar posibles dolores y hacer más llevadero estos meses, como para ayudar a las adaptaciones que el cuerpo sufre, tanto físicas como fisiológicas, sin necesidad de que haya dolor, y ayudar así al momento del parto. La mujer durante el embarazo sufre muchos cambios, y esto a menudo, provoca dolores o incomodidades, como pueden ser dolores de espalda, pelvis, ciáticas, nauseas, vómitos, ahogos, malas digestiones, estreñimiento, etc.

Desde la osteopatía lo que queremos conseguir durante estos meses de gestación, es ayudar a la mujer a adaptarse a estos cambios que su cuerpo está sufriendo, y así poder llegar mejor al momento del parto. También será importante dar espacio al bebé para que esté lo más cómodo posible durante estos meses.

En definitiva, el objetivo será proporcionar una mayor calidad de vida a la mamá y al bebé durante los meses de la gestación, para que el desarrollo sea lo más óptimo posible para los dos.

 


Fisioterapia Arantxa Sanchis