La fisioterapia como aliada en las disfunciones femeninas

  • 0

La fisioterapia como aliada en las disfunciones femeninas

Category : Sin categoría

El embarazo, el parto, la edad o el deporte son factores que provocan el desarrollo de disfunciones en las partes íntimas de las mujeres como incontinencia urinaria, dolencias durante el embarazo, dolor post-parto o dolor sexual.

La fisioterapia es un buen medio para minimizar y hacer frente a los síntomas causados por estos motivos. A continuación profundizamos en las terapias dependiendo del problema.

Incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es provocada por una disfunción en el funcionamiento de la vejiga y de los músculos del suelo pélvico, y se manifiesta mediante las pérdidas involuntarias y regulares de orina. Aunque esta patología también se da en los hombres, se considera que es una afección femenina porque afecta al 30% de las mujeres.

La fisioterapia ofrece diferentes métodos para tratar estas pérdidas. Uno de ellos son los ejercicios para fortalecer el suelo pélvico, los cuales pueden prevenirlas, disminuirlas o, incluso, erradicarlas. Asimismo, la fisioterapia uroginecológica proporciona a la mujer los recursos necesarios para frenar estos síntomas.

Dolencias durante el embarazo

Durante el embarazo las mujeres tienden a padecer algunas enfermedades que les afectan en su día a día, tales como:

  1. Dolor punzante en la parte baja de la espalda, los muslos y los glúteos provocado por el nervio ciático y la hormona relaxina.
  2. Incontinencia urinaria y fecal causadas por un mal funcionamiento de los músculos del suelo pélvico.

En ambos casos, los tratamientos fisioterapéuticos de rehabilitación y los ejercicios ayudan a las mujeres a sobrellevar y contrarrestar estos problemas.

Dolor post-parto

Una vez la mujer ha dado a luz, los dolores en la espalda, las costillas, los glúteos o el recto pueden persistir. Para reducirlos, la fisioterapia propone ejercicios de estabilización y fortalecimiento.         

Asimismo, después de uno o más partos, los músculos del perineo y del suelo pélvico se debilitan provocando un desprendimiento de la vejiga, el recto y el útero. Esto se denomina prolapso, el cual puede subsanarse gracias al fortalecimiento del suelo pélvico, la corrección de la postura y la práctica de un deporte de poco impacto.

Dolor sexual

Algunas mujeres sientes ardor o lagrimeo en la entrada de su vagina durante la penetración debido a un desprendimiento del piso pélvico. Nuevamente, la fisioterapia provee a las pacientes de unos tratamientos para solucionarlo y así mejorar su calidad de vida


Fisioterapia Arantxa Sanchis