Consejos para prevenir lesiones esquiando

  • 0

Consejos para prevenir lesiones esquiando

Category : Sin categoría

Lesiones y esquí van lamentablemente unidas si no se esquía con precaución. No es un deporte de riesgo, pero las imprudencias, la masificación y que el medio es hostil son elementos propensos a sufrir accidentes.

En la nieve, el 40% de las lesiones que se producen durante la práctica del esquí son de rodilla, siendo las más comunes de esta articulación las luxaciones, esguinces, rotura de ligamentos y lesión de menisco.

Aunque ha aumentado el número de lesiones craneales en las últimas temporadas, los percances más frecuentes en la práctica de esquí son las lesiones meniscales, ligamentosas, fracturas y menos frecuente es la luxación de la rodilla (esta última es una lesión muy grave y que requiere tratamiento urgente).

Las lesiones de rodilla se deben diagnosticar en el menor tiempo posible tras la práctica del esquí y a ser posible inmediatamente después de sufrir la lesión.

Los beneficios de este deporte son muchos: actividad física al aire libre, ejercicios de coordinación y equilibrio, resistencia, etc, además de tratarse de una práctica divertida. Pero en todo momento hay que seguir las indicaciones de los instructores para evitar cualquiera de las complicaciones físicas que la práctica deportiva puede ocasionar.

Para la prevención de este tipo de lesiones es importante una buena preparación física, seguir las indicaciones del monitor de esquí, conocer nuestra capacidad para la realización de este deporte, no esquiar en pistas peligrosas y aprender a caerse. Además, es muy importante saber qué tipo de sujeción llevamos y que esté bien regulada.

Consejos para prevenir lesiones practicando el esquí:

– Debemos prepararnos bien físicamente, reforzando aquellas partes del cuerpo más utilizadas con deportes como el ciclismo, ejercicios aeróbicos o natación.

– Un buen aprendizaje de la técnica antes de practicar este deporte evita el 70% de las lesiones.

– Evitar esquiar en condiciones ambientales y terrenos que desconozcamos.

Calentar antes de practicar deporte y realizar estiramientos una vez terminado el ejercicio.

Siempre usar casco: este debe cubrir las orejas y tener una certificación de calidad.

Las fijaciones al esquí deben estar en buen estado y ajustadas al peso y al nivel de conocimiento que tenga el usuario del deporte que va a practicar.

Evitar el alcohol que disminuye nuestros reflejos y deshidrata el cuerpo. También conviene beber al menos dos litros de agua al día para evitar la deshidratación.

Descansar cada cierto tiempo para relajar la musculatura y las articulaciones.


Fisioterapia Arantxa Sanchis