Consejos para Semana Santa

  • 0

Consejos para Semana Santa

Category : Sin categoría

Como cada año, Fisioterapia Arantxa se interesa por vuestra salud en la Semana Santa. Queda muy poco para vivir esas espectaculares procesiones en las que los pies y piernas cobran un especial protagonismo. Costaleros, anderos, capataces, mantillas, penitentes, nazarenos, músicos…son los que realiza un gran esfuerzo físico. Aunque tampoco nos podemos olvidar de todas aquellas personas que esperan de pie durante horas para emocionarse con los pasos.

maxresdefault

Todas estas personas pasan muchas horas de pie, andando o paradas en un sitio fijo, con más o menos peso…; sus pies y piernas son las más perjudicadas.

Por estos motivos,  recomendamos tomar precauciones para evitar heridas (ampollas, rozaduras…) y lesiones (esguinces, contracturas y calambres musculares, fascitis plantar entre otras):

  • Mantener los pies secos e hidratados.
  • Emplear zapatos adecuados:
    • Que se ajuste al pie pero sin oprimirlo, que no sean nuevos.
    • Con hormas que no sean duras ni puntiaguda.
    • Suela gruesa y flexible.
    • En el caso de las mantillas, el tacón no debe superar los 4 cm. de altura y debe tener la estabilidad necesaria.
  • Los calcetines o medias deben ser suaves y sin costuras.
  • Durante la procesión hay que mantenerse en movimiento. Varía el apoyo de un pie a otro.
  • Después de la procesión, realice un baño de contraste a sus pies de 5-10 minutos, hidrate el pie con crema masajeando desde el talón a los dedos y estire las piernas.
  • Hay penitentes que hacen el recorrido descalzo: un mes antes de la procesión andar poco a poco descalzo en terrenos duros. De esta forma podemos producir callosidades en la planta del pie que resultarán ventajosas durante la penitencia. Después de la procesión, lavado antiséptico para evitar posibles infecciones.
  • Instrumentista: aparte de las recomendaciones anteriores; ellos realizan un sobreuso de la musculatura por movimientos repetitivos. Es muy importante que hagan estiramientos y movilizaciones para liberar las tensiones cervicales, dorsales y de brazos y manos.

Un costalero o andero puede llegar a soportar entre 30-40 kilos durante horas de procesión. Saber cómo repartir la carga en el cuerpo y cómo coordinarse con el resto de compañeros evita graves lesiones. Las lesiones varían entre los costaleros, que cargan en la vértebra C7 (la más prominente); y los anderos que cargan en los hombros. Aun así, las lesiones más comunes son contracturas a nivel cervical, lumbar, dorsal y en las piernas (gemelos y cuádriceps) pudiendo provocar hormigueo y calambres; tendinitis en hombros y rodillas; ulceraciones en la piel y roces o quemaduras. No es conveniente realizar un esfuerzo físico tan grande si no se han superado los 18 o 20 años de edad ya que el desarrollo óseo no se ha completado y puede crear lesiones o desviaciones en la columna vertebral entre otras patologías.

PREVENCIÓN DE LESIONES

En su vida diaria:

– Reconocimiento médico previo: para descartar posibles patologías escondidas.

– Condición física buena, realizar ejercicio durante todo el año o mínimo 4 meses antes. Hay que llevar un programa de fortalecimiento y resistencia.

– Llevar una buena alimentación.

Durante los ensayos: realizar un mínimo de 4 ensayos.

– Importancia de “la igualá” (medir la altura de los costaleros) utilizando el mismo calzado que para la procesión.

– Correcta colocación de la “morcilla” en los costaleros y almohadilla en los anderos en la zona de máxima carga.

– La posición debajo del trono: el costal que no tenga arrugas para que no produzca heridas. Mantener la espalda y cabeza erguida con la mirada al frente, contraer la musculatura abdominal (retroversión pélvica), mantener las muñecas y codos ligeramente flexionados y apoyar  toda la planta del pie.

– Coordinación en “la levantá” y durante toda la estación de penitencia.

Previo a la estación de penitencia:

– Fisioterapia si ha habido alguna lesión durante los ensayos o en su vida diaria.

– Ropa y calzado adecuado: utilización de faja ortopédica ya que la faja típica se afloja; además nos ayudará a mantener la espalda recta. El calzado debe amortiguar y no ser plano.

– Calentamiento y hacer estiramientos, además de colocar vendaje funcionales si hiciera falta (antiguos esguinces de tobillo…).

Estiramientos 1Estiramientos 2

 

Durante la estación de penitencia:

– Correcta hidratación y alimentación (frutos secos).

– Realizar estiramientos de cuello y gemelos en los descansos, hacer relevos y abrigarse al salir.

Después de la estación de penitencia:

– Descanso y estiramientos.

– Fisioterapia.

Desde Fisioterapia Arantxa Sanchis os deseamos una feliz Semana Santa.

 


Fisioterapia Arantxa Sanchis