Cefalea de origen Cervical

  • 0

Cefalea de origen Cervical

Category : Sin categoría

La cefalea o dolor de cabeza es un dolor localizado por encima de una línea que une la comisura del ojo con la entrada del conducto auditivo (línea orbitomeatal).

Es de gran prevalencia entre la población general: el 96% de los individuos sufren un dolor de cabeza a lo largo de su vida, aproximadamente el doble de mujeres que de hombres.

De acuerdo con la International Headache Society las dos cefaleas primarias más frecuentes son la migraña y la cefalea tensional. Entre las cefaleas secundarias se encuentra la cefalea cervicogénica, la causada por trastornos de los componentes articulares o de tejido blando de la columna cervical.

El diagnóstico clínico de la cefalea cervicogénica está bien establecido. La presentación clínica debe cumplir algunos criterios principales y la exploración ha de ser muy sugerente de disfunción cervical. Además, deben descartarse señales de alarma que sugerirían la derivación del paciente.

Entes las estrategias de exploración más validadas se encuentra la pérdida de rango de movimiento activo de columna cervical, la alteración en los parámetros de referencia del test de flexión cráneo-cervical y del test de flexión-rotación cervical y la identificación de zonas hipomóviles y sensibles en la valoración manual de los movimientos accesorios de las articulaciones de columna cervical alta (C0-C1, C1-C2 y C2-C3).

En el abordaje terapéutico existen múltiples posibilidades. Algunas de ellas centran su atención de manera especial en las estructuras articulares.

La propuesta de tratamiento basada en la pérdida de alineación articular entre C0-C2 se basa en reducir el fallo posicional y estimular los sistemas endógenos de inhibición central del dolor.

La identificación hallazgo de una dirección de movimiento que provoca la disminución en la intensidad de los síntomas, permite establecer un programa de ejercicios sencillos que facilitan la disminución del dolor y la recuperación del rango de movilidad.

La movilización articular, a través de la dosificación de los movimientos pasivos fisiológicos o accesorios, permite tratar las zonas hipomóviles y mejorar la sintomatología del paciente.


Fisioterapia Arantxa Sanchis